Todo aspirante a un puesto electivo, partido politico, o comite, manejará sus ingresos y gastos de acuerdo a las reglamentaciones y regulaciones de la Ley 222-2011, según enmendada, mejor conocida como "Ley para la Fiscalización del Financiamiento de Campañas Políticas en Puerto Rico".